Haití

Haití es uno de los países con un índice de desigualdad más marcado. Más del 40% de la población pobre posee el 6% de la riqueza, mientras el 2% más rico posee el 26% de los recursos. Se estima que sólo 30% del territorio es adecuado para el uso agrícola debido a las fuertes pendientes y a la erosión del suelo. La presión demográfica, la ausencia de un régimen sobre el uso de la tierra justo y fiable, y esta situación agravada con el auge de los parques industriales, donde el estado haitiano, ha desprovisto de sus tierras a unas 300 familias campesinas para la instalación de zonas francas (maquilas).

El campo haitiano
Tras el terremoto del 12 de enero del 2010, se puso en Haití el llamado Plan d”investissement du secteur agricole 2010-2016”  impulsado por el gobierno y las organizaciones Internacionales.  Este plan definía  los sectores prioritarios en el desarrollo agropecuario del país. Sin embargo, este programa quedó en papel mojado y ha sido abandonado por el nuevo gobierno que abraza la máxima de “Haití is Open for Business”. Dentro del nuevo ejecutivo no aparece como prioridad el fortalecimiento del sector agrícola, de hecho ni se menciona. La prioridad está en la promoción de las empresas textiles (zonas francas) y el sector servicios (complejo turísticos, hoteles de lujo).

Invasión de Monsanto y Cocacola
Es importante entender que el agronegocio, bajo el paraguas de la revolución verde, siempre ha fracasado en Haití. Sin embargo, después del terremoto, la corporaciones encabezadas por Monsanto y  Coca-cola han vuelto a desplegarse en Haití. Estas empresas han visto una gran oportunidad en el concepto de “la ayuda” para la obtención de generosos beneficios, de la mano del gobierno americano y la agencia  USAID la ayuda se convierte en negocio y en una trampa mortal para el campesinado haitiano.

El proyecto Winner, que de momento sigue funcionando en Haití, es un claro ejemplo de esta vieja estrategia. Con la ayuda proveniente de Estados Unidos  se está implementando un sistema claramente orientado a implementar el modelo de agricultura industrial totalmente dependiente de recursos externos (agro tóxicos, semillas híbridas, maquinarias, y demás),  que sólo beneficia a la transnacional Monsanto y que agrava la, ya preocupante, situación de vulnerabilidad del campesinado en Haití.

Red de semillas
El seísmo que azotó la isla en enero del 2010 obligó a un cambio significativo en el trabajo que  desarrollamos con las organizaciones campesinas. Como respuesta a la vulnerabilidad de las comunidades y para evitar que se cayera en un modelo de dependencia de las semillas traídas de fuera se puso en marcha una red de semillas con tres centros en distintas zonas del país.

En estos espacios 75 campesinos y campesinas reciben formación técnica, apoyo económico, y acompañamiento especializado para con el objetivo de crear grupo de agricultores/as semilleristas que luego puedan multiplicar y difundir estos conocimientos. La idea fundamental que está detrás de esta acción es la de ir recuperando la capacidad productiva (del recurso estratégico semilla) de las organizaciones campesinas más importantes del país. Para ello,, de forma complementaria,  estamos trabajando en la construcción de infraestructura de almacenamiento y apoyo a la producción.

Actualidad / Haití

18/05/2010 Haití

Laboratorio invade Haití con semillas transgénicas, condenando a los y las campesinas a pagar por ellas.

09/03/2010 Haití

VSF y otras organizaciones explicaron en Barcelona la actual situación del país caribeño en una mesa redonda.

14/02/2010 Haití

VSF y otros colectivos cordobeses se unen para evitar uso político de fondos del ayuntamiento destinados a ayuda humanitaria.

12/02/2010 Haití

Mesa redonda: 'La tierra tuvo que temblar para que miremos a Haití', la Ayuda Humanitaria está excluyendo a las organizaciones haitianas.

20/01/2010 Haití

Más de la mitad de la población tiene menos de 21 años: los menores de 15 años representan el 38,5% de la población total y los mayores de 60 años, el 7,4%.

Páginas