Ver informe

Mientras dure el conflicto en la Franja de Gaza, lo que no comemos en defensa de la justicia internacional nos representa incluso más que lo que comemos. Comer dátiles de Israel durante estas fiestas da como resultado una Israel más fuerte y más poderosa económicamente en un momento crucial en el que estamos viendo el genocidio del pueblo gazatí en directo.

AMETTLER ORIGEN Y VERITAS: NO MÁS DÁTIL DE ISRAEL

En los más de 120 supermercados Ametller Origen se pueden comprar ahora mismo cajitas de dátiles israelíes de la variedad medjool a 16,29 euros el kilogramo. Los exporta la empresa israelí Medjool Plus a través de la empresa valenciana Fruit Capital. Al mismo tiempo, en las más de 80 tiendas de Veritas se vende dátil extra medjool ecológico de origen israelí a 23,96 euros el kilo.

En sus postulados, Ametller Origen respalda un “compromiso con el planeta y la comunidad”. En concreto, garantiza “producción y consumo responsables” y “la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente” como una de sus prioridades alineadas con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODG). Auspiciados en el relato de su código ético, exigimos a Ametller Origen una rectificación y que detenga a efectos inmediatos la comercialización de dátiles procedentes de Israel aunque tengan el código de certificado de origen. ¿Qué significa “compromiso con la comunidad” para Ametller Origen? ¿A qué clase de ”consumo responsable” se refieren? ¿Se puede hablar de compromiso con la comunidad y de consumo responsable si se negocia con actores implicados en un genocidio? Interrogantes que también trasladamos a los responsables de Veritas, Aldi i Lidl. Cuatro cadenas de supermercado que tienen alternativas que ofrecer a la persona consumidora, con dátiles de otro origen, y que prefieren hacer oídos sordos a la barbarie.

DÁTIL MEDJOOL: EL PRODUCTO ESTRELLA DE LA AGRICULTURA ISRAELÍ

Más allá del precio desorbitado, no es casualidad el origen del producto, ya que el ranking de los principales países exportadores de dátiles a nivel mundial del año 2022 lo encabeza Israel con más de 301 millones de euros de facturación. Su liderazgo en exportación mundial no deja de ser un dato curioso, ya que Israel ocupa el décimo sexto lugar en cuanto a producción total de este fruto. Es decir, son meramente agroexportadores de dátil si hacemos caso a un dato significativo del Centro de Investigación de Regiones Agrícolas de la Valle de Jordania: el consumo anual de dátiles en Israel es muy bajo (alrededor de 1 kg por persona, que es sólo 1% del consumo anual de fruta fresca). En otras palabras, consumir dátil israelí alrededor del mundo da como resultado una Israel más fuerte y más poderosa económicamente.

Pese a una escasez de agua extrema y que más de la mitad del territorio de Israel es desierto, la robustez de su economía depende en gran medida de productos agrícolas: melones, tomates, pepinos, pimentones, fresas, kiwi, mangos, aguacate, cítricos y, sobre todo, de los dátiles. Dado que el cultivo de dátiles en Israel se basa únicamente en consideraciones comerciales hacia el exterior, la expansión o restricción del tamaño de la plantación se decide de acuerdo a la rentabilidad de este cultivo. Según los agricultores israelíes, en 1996 los dátiles ya eran la mejor cosecha y superaban financieramente a cualquier otra actividad agrícola siendo una plantación relativamente moderna.

No sólo los dátiles, también la vid, los cítricos o los olivares son motivo de disputa y es sabido que una de las tácticas de guerra para acabar con la identidad del pueblo gazatí es quemar sus cultivos y arrancar sus árboles frutales para vaciar sus despensas y eliminar su identidad como pueblo. Ante esta realidad incómoda a ojos de la comunidad internacional, la Red Solidaria Contra la Ocupación Palestina hace tiempo que denuncia que la mayor parte de los dátiles israelíes se cultivan en las colonias de Cisjordania y suponen una de las principales fuentes de financiación de los colonos. “Las colonias, también llamadas asentamientos, además de ser ilegales según el derecho internacional, constituyen la punta de lanza de un sistema de apartheid y limpieza étnica contra los palestinos. Para proteger y desarrollar la colonización, Israel expulsa a los palestinos de sus casas y tierras, les impide el acceso a las fuentes de agua, les agrede y acosa impidiéndoles desplazarse por su propio país, a menudo incluso para acceder a sus propias tierras de cultivo, a sus puestos de trabajo, a los centros educativos o de salud; les reduce a la miseria destruyendo sus cultivos e infraestructuras y boicoteando su economía.”.

CÓMO RECONOCER EL DÁTIL DE ISRAEL 

En el Estado español, casi la totalidad de los dátiles de la variedad medjool a la venta son importados de Israel. Ni rastro del dátil palestino, ya que los agricultores obviamente han detenido cualquier actividad agrícola para salvar sus vidas e impiden a la persona consumidora un acto de compra que representaba una de las formas más efectivas de justicia internacional.

La variedad medjool ofrece un dátil grande que puede pesar por encima de los 30 gramos cada uno. Además tiene una apariencia muy atractiva y son fáciles de reconocer por un color más oscuro, un tamaño superior a la media y un precio muy elevado comparado con otros orígenes (Argelia o Jordania). Se apostó por esta variedad porque es la mejor pensando en términos de exportación económica.

INFOGRAFÍA SOBRE EL DÁTIL DE ISRAEL

Actúa ya

54 personas ya han firmado.

"*" señala los campos obligatorios

Nombre*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.