«La defensa de los sistemas alimentarios locales implica actuar sobre diferentes aspectos de la red alimentaria, desde los modelos de producción, las políticas agroalimentarias o la disputa de los marcos narrativos, pero uno de los elementos clave son las infraestructuras alimentarias. Aquellos espacios por donde circulan los alimentos, desde centros de acopio, obradores, mataderos, cocinas centrales o diferentes tipos de comercialización y distribución.

La reivindicación de la alimentación agroecológica y de proximidad va de la mano de la defensa de lo público. También la alimentación, como otros derechos humanos básicos, debe formar parte de una red pública que la proteja, la promueva y la cuide. Solamente así el derecho humano a una alimentación adecuada puede ser correctamente implantado a todas la capas de la sociedad.

En este mapa os marcamos algunas de las experiencias más interesantes de infraestructuras alimentarias que estamos recopilando a nivel estatal y europeo. Se trata de un mapa abierto y en actualización constante. En él puedes localizar y ver una ficha de proyectos como obradores colectivos, mataderos municipales, cocinas centrales o supermercados cooperativos, entre otras muchas.

No hay alimentación local y agroecológica sin las infraestructuras adecuadas. Apoya las que existen y reclama las que no. Es su deber porque es nuestro derecho.»