Dame veneno

Campaña contra la comida que nos enferma.

Firma

¿Por qué nos afecta de manera diferente?

Desigualdad social y de género

La salud no la elige quien quiere sino quien puede. Alrededor de tres cuartas partes de la humanidad no puede elegir libremente comportamientos relacionados con la salud, entre ellos llevar una alimentación adecuada.

Los estudios muestran que la salud difiere mucho entre los distintos grupos sociales y que las enfermedades asociadas a una mala alimentación tienen un claro componente de clase social. Las enfermedades están profundamente determinadas por la estructura social, política y económica en la que vivimos. Concretamente en el Estado español, los datos indican que las personas con niveles socioeconómicos más altos tienden a tener más esperanza de vida, menos enfermedades crónicas y más años vividos sin discapacidad.

También hay una diferencia de género. Las mujeres salen peor paradas, y esto se debe a la discriminación de la que son objeto y a sus diferentes condiciones de vida. Las tareas domésticas y de cuidado de la familia recaen mayoritariamente en las mujeres y son muchas las que sufren un estrés añadido a causa del desempeño paralelo del papel de madre y de trabajadora remunerada. Las condiciones laborales, así como los recursos materiales y personales disponibles para hacer frente a esa sobrecarga de trabajo, serán factores relevantes que podrán modificar el efecto sobre su salud de tal combinación.

Las dos desigualdades, por tanto, se cruzan, generando auténticos abismos de desigualdad en salud alimentaria: las mujeres pobres y las familias sustentadas por mujeres pobres constituyen los principales núcleos de la alimentación insana.

Aconsejar el consumo de alimentos sanos (que es la base de todas las acciones políticas de las Administraciones) es inútil si las personas no tienen suficientes ingresos para comprarlos. Si, además, queremos potenciar el consumo de alimentos ecológicos y/o de proximidad, la brecha social se vuelve insalvable.

Dame Veneno es una campaña de VSF Justicia Alimentaria Global con la colaboración de AECID y la Elankidetza – Agencia Vasca de Cooperación al Desarrollo

 

Esta campaña cuenta con el apoyo de la Cooperación Española a través de la Agencia Española de Cooperación internacional para el Desarrollo (AECID) y del Gobierno Vasco a través de la Elankidetza – Agencia Vasca de Cooperación al Desarrollo.

El contenido de la misma es responsabilidad exclusiva de VSF Justicia Alimentaria Global y no refleja necesariamente la postura de la AECID ni de la Elankidetza – Agencia Vasca de Cooperación al Desarrollo.

Actúa ya

1.076 personas ya han firmado.

Nombre*
Privacidad*
Newsletter
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Actualidad relacionada

  • CampañasCooperaciónInvestigaciónSin categorizar

    Webinar sobre publicidad y etiquetado en República Dominicana. El 25 de junio de 2021 analizaremos la problemática que supone la falta de regulación del etiquetado de los alimentos industrializados y la publicidad de los mismos, [...]

  • Sin categorizar

    Artículo de opinión de Javier Guzmán, director de Justicia Alimentaria Publicado originalmente en El Periódico La evidencia científica es incuestionable. La alimentación insana es ya la primera causa de enfermedad y pérdida de calidad de vida en el mundo, [...]

  • Sin categorizar

    Justicia Alimentaria presenta el informe «Mi primer veneno: la gran estafa de la alimentación infantil», en el que se analizan las falacias de los productos procesados para bebés (0-3 años) y todo el entramado publicitario, de avales médicos, [...]