Defiéndeme

Campaña por la prohibición de la publicidad de alimentos no saludables para la infancia.

Firma

Alrededor del 80% de los anuncios de alimentación procesada destinados a niños y niñas publicitan productos con un contenido elevado de calorías, sal, grasas de mala calidad o azúcares refinados.

Los efectos en la salud son preocupantes: en torno al 35% de la población infantil del Estado padece obesidad o sobrepeso. Estas cifras de obesidad y sobrepeso infantil del Estado español nos sitúan en los primeros lugares del ranking mundial.

4 de cada 5 alimentos o bebidas a los que están expuestos los niños son insanos. El mensaje predominante que llega al telespectador infantil y juvenil que recibe estos anuncios va justo en la dirección opuesta a una educación alimentaria basada en una dieta equilibrada y puede minar los esfuerzos de las campañas institucionales para combatir la obesidad infantil mediante la promoción de una alimentación saludable.

¿Cual es el problema?

La publicidad infantil como objetivo.

  1. La publicidad, el pan nuestro de cada día.

    En el caso de la industria alimentaria, es una herramienta refinada y con un gran poder sociocultural, de tal manera que la capacidad real de control consciente que tenemos como consumidoras sobre nuestra alimentación es muy baja.

  2. La industria alimentaria, hasta en la sopa.

    La industria alimentaria invierte enormes cantidades de dinero y esfuerzo en publicidad y márquetin con la lógica intención de modificar las compras y el consumo alimentario. En el Estado español, la publicidad de la industria alimentaria representa un 23% de toda la inversión publicitaria. Siendo el medio televisivo el más utilizado por la industria para difundir sus mensajes.

    + Saber más

    De entre todos los targets, la población infantil son un grupo de población muy interesante para las empresas anunciantes, ya que estos ejercen una influencia en el 43% de las compras familiares. La industria alimentaria ejerce una presión intensa sobre la población infantil. Analizando las compras realizadas por población de 4 a 12 años encontramos que un 33% son alimentos y bebidas.

    No es de extrañar, la población infantil ve una media de 95 anuncios al cabo del día, más de 34.000 anuncios al año. En el Estado español, a lo largo de un año se crean alrededor de 5.000 campañas de distintos productos cuyo objetivo es el público infantil.

    La población infantil tiene una gran confianza en la publicidad, y no siempre entienden la dimensión persuasiva de la misma. Al no tener la capacidad para detectar esta dimensión, se convierten en un sector altamente vulnerable ante ella.

    - Saber menos

¿Qué pedimos?

Regular la publicidad alimentaria dirigida a la infancia.

La publicidad tiene un impacto determinante en las compras de la población. Si la publicidad alimentaria es, básicamente, insana, eso influye en la compra de alimentos insanos y en una dieta insana. Nos hemos centrado en la población infantil y los impactos publicitarios que reciben por la importancia del problema de la mala alimentación en ella y porque se trata de una población vulnerable que, según la OMS y demás organismos internacionales, debería ser adecuadamente protegida en materia de publicidad perniciosa.

Hay una cosa peor que la ausencia de control y es que parezca que lo hay: un falso control, eso es lo que tenemos. Un engaño. Y ese engaño se llama código PAOS y Autocontrol. Existe una urgente necesidad de una regulación estricta de la publicidad.

+ Saber más

El código PAOS (Publicidad, Actividad, Obesidad y Salud) es el sistema de autorregulación promovido por la industria alimentaria que afecta a la publicidad de alimentos y bebidas dirigida a la población infantil. Es, de hecho, el principal sistema regulatorio existente en el Estado español. Pero se trata de un código ético voluntario. Si analizamos el contenido del código PAOS, nos daremos cuenta de que se trata, obviamente, de un instrumento creado y promocionado por la industria y que responde a sus intereses.

- Saber menos

Soluciones

Un sistema de regulación de la publicidad de alimentos y bebidas no saludables.

Demandamos un sistema de regulación, con rango legal apropiado, que garantice que la población infantil únicamente pueda verse expuesta a publicidad de alimentos y bebidas saludables, con un perfil nutricional acorde con las recomendaciones de los expertos. Para seleccionar los productos saludables, cuya publicidad sería permisible, se propone aplicar el perfil nutricional de la región europea de la OMS, diseñado para este fin.

Descarga aquí nuestras propuestas.

Esta campaña cuenta con el apoyo de la Cooperación Española a través de la Agencia Española de Cooperación internacional para el Desarrollo (AECID). El contenido de la misma es responsabilidad exclusiva de Justicia Alimentaria y no refleja necesariamente la postura de la AECID.

Está apoyada por distintas organizaciones como Justicia Alimentaria, SESPAS (Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria), CEAPA (Confederación Española de Asociaciones de Madres y Padres de alumnos), Medicus Mundi, Amigos de la Tierra y Ecologistas en Acción.

Actúa ya

552 personas ya han firmado.

Nombre*
Apellidos*
Privacidad*
Newsletter
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Actualidad relacionada

  • ActualidadAlimentación saludableCampañas

    La publicidad de alimentos y bebidas no saludables tiene una gran influencia en el consumo de estos productos, que contribuyen, junto a otros factores, a la pandemia de la obesidad infantil —la cual se relaciona, [...]

  • ActualidadCampañas

    La propuesta del Real Decreto sobre regulación de la publicidad de alimentos y bebidas dirigida al público infantil representa un avance significativo respecto de la situación actual, de completa indefensión de la infancia ante la [...]

  • Sin categorizar

    Tras iniciarse el proceso de audiencia pública del Decreto para regular la publicidad de alimentos y bebidas insanos dirigidos a infancia y adolescencia, la Alianza por una Alimentación Saludable considera que la novedad que ha [...]