ActualidadCambio climáticoEducación

Los menús de las escuelas valencianas seguirán criterios saludables y sostenibles

27 mayo, 2022

Los menús de los colegios y escuelas infantiles públicas de València seguirán los criterios de compra saludable y sostenible gracias al trabajo realizado por Justicia Alimentaria que coordina el grupo de trabajo de Compra Pública del Consell Alimentari Municipal de València (CALM), al que pertenecen otras entidades como CERAI, Codinucova, Mensa Cívica, Las Naves, COAG-PV o la Unió de Consumidors, entre otros.

El CALM es un espacio de participación ciudadana promovido por la Concejalía de Agricultura i Horta y creado en 2016 para impulsar políticas agroalimentarias sostenibles, saludables y justas. El exhaustivo trabajo del grupo de trabajo del CALM ha dado sus buenos frutos en forma de pliego de condiciones que valora los criterios de compra pública sostenible para las guarderías municipales del Ayuntamiento de València.

«Serán elaborados con productos locales, frescos y producidos de forma sostenible y respetuosa con el medio ambiente«. Así se desprende del nuevo pliego de condiciones que determinará la licitación de este servicio, que durante este curso ha atendido a más de 1.000 niños y niñas.

La delegación valenciana de Justicia Alimentaria ha participado activamente en la redacción de los pliegos como parte del grupo de trabajo del Consell Alimentari durante los últimos meses. También se ha elaborado una propuesta de sistema de seguimiento y evaluación para que se cumplan las condiciones de este pliego, algo fundamental para que los criterios incorporados se hagan realidad y no se queden en papel mojado.

Según el nuevo pliego de condiciones, los menús escolares deben contener verdura fresca y de temporada a diario y, como mínimo, el 50% de estos productos serán obligatoriamente ecológicos. En el caso de las naranjas y mandarinas, el 100%. Concretamente, los cítricos deberán ser valencianos (indicación geográfica protegida (IGP), el aceite de oliva de Denominación de Origen de la Comunitat Valenciana y el arroz de Valencia. También se valorará la compra directa a la producción, eliminando intermediarios.

Por lo que respecta a la configuración del menú, se servirá de 1 a 3 veces por semana pescado, siendo una de ellas fresco, limitando al mínimo el consumo de productos precocinados (máximo 3 veces al mes, cuando la Guía de Conselleria establece un máximo de 6 veces al mes), frituras, etc.

La delegación de Justicia Alimentaria en el País Valencià participa desde sus inicios en el acompañamiento y formación en compra pública alimentaria a las administraciones valencianas, además de ser parte de la Plataforma Escoles que Alimenten desde donde vehiculan la incidencia política a nivel autonómico, y del Consejo Alimentario de Valencia, desde donde afrontan todo el trabajo a nivel municipal.

Celebramos el paso dado por el Ajuntament de València, esperando que sea solo el primero hacia una compra pública alimentaria que ponga la salud de la ciudadanía y del territorio por delante de las expectativas económicas de las empresas, una compra pública que sostenga la producción local y ecológica de alimentos, conectando la Huerta con las mesas de los colegios, universidades, residencias, hospitales.

Una compra pública alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y los retos que plantea la emergencia climática, que nos permita avanzar hacia un sistema alimentario más saludable, sostenible y democrático.

La noticia en los medios

  • La Conselleria de Sanidad ya tiene sobre la mesa el borrador que asentará la imposición de menús y alimentación saludable en las licitaciones de los centros públicos como comedores escolares, hospitales, cafeterías de los centros, universidades, máquinas de 'vending' e incluso en los catering de la Generalitat Valenciana.

  • Barcelona, 25 may (EFE).- La ONG Justicia Alimentaria reclama a las administraciones una ley estatal de compra pública alimentaria similar a la existente en otros países europeos, "basada en criterios de justicia social y ambiental, que promueva la economía local y que preserve la salud".

  • Las nuevas condiciones para la prestación del servicio han sido impulsadas desde la Sección de Centros Educativos de la Concejalía de Educación, con el apoyo y asesoramiento del Consell Alimentari Municipal de València (CALM) dentro del cual está el grupo de trabajo de compra pública, así como del Centro de estudios rurales y de agricultura internacional (CERAI), conforme al Pacto de política alimentaria urbana de Milán y la Estrategia agroalimentaria de València.